miércoles, 2 de mayo de 2012

Hablemos de la cocaína


La cocaína es una droga estimulante y altamente adictiva, aislada por primera vez en 1.859 y que, a partir de la década de los 90 comenzó a popularizarse de forma alarmante. Hoy por hoy, se ha convertido en una especie de medicamento ilegal con el que muchos tímidos, inseguros, depresivos, etc. pueden afrontar la vida con menor temor (mientras dura el efecto: véase “Dr Jeckill y Mr Hyde”). O en una válvula de escape para personas que necesitan “desconectar” y zambullirse de vez en cuando en un éxtasis de diversión desenfrenada. Y para los más ambiciosos, en el plano económico o social, proporciona la ilusión de convertirse en personas de “éxito”, con energía suficiente para abarcarlo todo.

Su consumo puede ser muy atractivo porque (en dosis moderadas) facilita la desinhibición, la locuacidad, produce euforia, disminuye la sensación de fatiga, sueño y hambre, incrementa el deseo sexual, etc. Pero la cocaína tiene sus riesgos y efectos secundarios (aunque creas que no estás enganchado/a y sólo la consumes esporádicamente):

·      Médicos à desde alteraciones del sueño, pérdida de peso, ulceraciones nasales, hemorragias, cefaleas, congestión torácica, ronquera, taquicardias, arritmias, etc. hasta fallos cardíacos, hemorragias cerebrales, convulsiones con pérdida de conciencia, fallos respiratorios, problemas del hígado, complicaciones en el embarazo (abortos espontáneos, defectos neurológicos en el feto o malformación fetal, nacimiento prematuro), o incluso, el fenómeno de “muerte súbita”

·      Psicológicos: desasosiego, agitación, irritabilidad/ agresividad, verborrea, ansiedad, ideación paranoide, depresión, culpa, vergüenza, desmotivación/ apatía, etc. E, incluso, un brote psicótico en algunos casos de intoxicación aguda.

·      Sociales, familiares y laborales: empobrecimiento de las relaciones sociales (la persona tiende a relacionarse sólo con su círculo de adictos), problemas económicos, deterioro de las relaciones laborales y familiares,



No hay comentarios:

Publicar un comentario