jueves, 26 de abril de 2012

Acercarnos a los demás y "romper el hielo"


A veces, no sabemos cómo “romper el hielo” en un encuentro con personas desconocidas y tendemos a aislarnos o/y a esperar que sea el otro quien tome la iniciativa. Por ejemplo, en una fiesta en la que no conocemos a casi nadie. Debra Fine, en su libro “saber qué decir”, enfatiza que las conversaciones informales pueden ser muy importantes para establecer empatía con la gente y una puerta de acceso a relaciones más profundas (después de todo, nuestro mejor amigo/a o nuestra pareja alguna vez fue un perfecto desconocido/a para nosotros) y nos da algunas sugerencias para superar ese tipo de bloqueos y ampliar nuestro círculo de amistades:
-     En situaciones seguras, trata de conversar con desconocidos. Preséntate o/y di alguna cosa intrascendente para mostrar tu apertura al otro/a. Por ejemplo, si estás asistiendo a una cena con un grupo de gente, puedes dirigirte a alguien que no conoces, y que te parezca accesible, y decirle: “Hola, me llamo X… Encantado de conocerte… ¿Y qué?, ¿tú también es la primera vez que vienes por aquí o ya conoces a mucha gente?”. O en el ascensor: “Uff!, qué calor hace hoy, ¿verdad?”, etc. Lo que digas puede parecer banal pero, en realidad, se trata únicamente de mostrarle al otro/a tu deseo de establecer contacto animándole a que él/ella también lo haga si lo desea. No quieras empezar la casa por el tejado diciendo algo muy interesante o brillante pues, en este caso, probablemente sólo parecerías pedante o poco espontáneo.
-     Hazte visible, no te escondas. Piensa que la timidez puede ser confundida con arrogancia (sobre todo, si eres el tipo de tímido/a que controla sus reacciones fisiológicas: rubor, nerviosismo, etc.)
-     Intenta recordar el nombre de la otra persona. Llamar a los demás por su nombre demuestra tu interés en ellos y les hace sentirse acogidos. Utilízalo inmediatamente, para recordarlo mejor. Y si te olvidas de alguno, no disimules y vuélveselo a preguntar con toda naturalidad: “Perdona, ¿me has dicho que te llamabas…?” No utilices diminutivos de los nombres y procura pronunciarlos correctamente.
-     Cuando hables, intenta mirar a la cara a la otra persona y acompaña tus palabras de una sonrisa y/o de un gesto cariñoso.
-     Piensa en los demás como personas que pueden aportarte cosas, abrir nuevas dimensiones a tu vida y no como individuos a los que debes temer.
-     Piensa que los demás también tienen sus propias inseguridades, o/y pueden ser igual de tímidos que tú o más. Y que quizás están deseando que alguien se les acerque. Y que si tú siempre esperas a que sean los demás quiénes tomen la iniciativa, en realidad, estás comportándote como un/a egocéntrico/a, pues estás poniendo tu propia comodidad por encima de los demás.
-     Finalmente, piensa que las cosas buenas les suceden a quienes van a buscarlas, y no a quienes “miran los toros desde la barrera”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario