lunes, 21 de noviembre de 2011

Llevar una vida más sencilla y con más sentido

A menudo, nos dejamos llevar demasiado por un estilo de vida dominado por lo material en el cual el “tener” está antes que el “ser”, el consumo exacerbado antes que la búsqueda de placeres sencillos y accesibles, lo exterior y superficial antes que lo interior y profundo. Olvidamos que tener más no equivale necesariamente a vivir mejor, a sentirnos mejor con nosotros mismos. Para llevar una vida más sencilla y con más sentido, te sugiero entre otras cosas:   1) Reducir el consumo en general: eliminar todo lo superfluo, todo aquello que “reluce”, que “deslumbra” pero que no satisface ninguna necesidad importante,     2) Reducir la dependencia de las “pantallas” (TV, Internet, etc.), de los móviles, de los Ipods, de todo aquello que en cierta manera te “esclaviza” sin que te des cuenta,       3) Potenciar el crecimiento personal, el desarrollo de todo tu potencial (en lo físico, lo intelectual, lo afectivo, lo psicológico…),      4) Buscarle un sentido a tu vida, algo hacia lo que caminar en la dirección de tus valores y anhelos más profundos,    5) Aprender a comunicarte mejor, a ser más asertivo/a, a decir “no” y poner límites cuando sea necesario,     6) Practicar ejercicio físico moderado, llevar una vida sana, cuidar tu cuerpo,        7) Establecer prioridades en todas las áreas de tu vida, intentando delimitar lo importante de lo secundario,      8) Cultivar la autodisciplina para conseguir metas importantes pero que requieren esfuerzo y paciencia,     9) Rodearte de personas y de un entorno en general que te apoye y te nutra (y cuidarlo), y alejarte en lo posible de relaciones toxicas que vampirizan tu energía, o de actividades autodestructivas,   10) Aprovechar todos aquellos recursos que, por ser gratuitos o casi gratuitos (por ejemplo, bibliotecas, cursos on line, contacto con la naturaleza, encuentros con amigos, etc.) no por ello son menos valiosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario