domingo, 6 de noviembre de 2011

La mejor manera de impresionar es no intentar impresionar

Mostrándonos tal como somos, sin intentar vender una imagen falsa de nosotros mismos, es la mejor carta de presentación ya que con ello damos a entender que tenemos suficiente autoestima para no tener que buscar la aprobación. De lo contrario, les estamos diciendo a los demás que nos sentimos mal con nosotros mismos y que no nos queremos. Aún cuando consiguiéramos impresionar a alguien “vendiendo” un yo falso, ¿a qué clase de personas impresionaríamos? Cualquiera que valga la pena conocer, descubrirá tarde o temprano nuestra verdadera personalidad. Más inteligente sería, en todo caso, invertir nuestro tiempo en cambiarnos de forma positiva.

2 comentarios:

  1. ¿tenemos que mostrarnos como somos o como queremos que nos vean?

    he oido decir que para cambiar alguna actitud, hemos de fingir ser lo que pretendemos ser, hasta que esa actitud se convierta en algo natural.

    Por ejemplo alguien muy timido y que quiere abrirse mas, es correcto que finja que no es timido aunque no tenga ganas?

    un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, creo que te refieres al "como si". En este caso, "fingiríamos" una determinada actitud, a la manera de un actor, pero no para recibir aprobación de los demás sino con el objetivo concreto de aprender a comportarnos de una manera que creemos más sana o beneficiosa. Por ejemplo, una persona timida que cree que no le cae bien a nadie y que intenta comportarse en una cena de amigos "como si" los demás desearan estar con él y ser amigos suyos: en este caso, sonreirá más, se esforzará por ser un poco más sociable, etc. Pero, el objetivo de todo esto, insisto, no será "caer bien" sino superar un bloqueo personal. Gracias por tu comentario, Enric.

      Eliminar