lunes, 30 de julio de 2012

Caminante, no hay camino...


  A menudo, la vida no nos ofrece caminos señalizados por los que transitar sin riesgo, y mucho menos a la medida de cada uno de nosotros, de nuestras individualidades, de nuestra idiosincrasia particular. De igual manera, no hay caminos “correctos” o “equivocados”, ni forma alguna de tener certeza absoluta de nada. Aprendemos experimentando, equivocándonos, caminando… Eso sí, podemos procurar llevar una buena brújula, un mapa de ruta actualizado y un calzado adecuado para hacer más cómodo y seguro el viaje pero poco más. Caminante no hay camino, se hace camino al andar, nos recuerda el poeta.. ¡Qué gran verdad! Sin acción, no hay aprendizaje verdadero. Los escritores y los poetas lo han descrito y comprendido todo mucho antes que los psicólogos. Escuchémoslo en boca de nuestro querido cantautor Joan Manuel Serrat:


2 comentarios: