domingo, 11 de diciembre de 2011

¿Necesito realmente ayuda psicológica?

¿O lo que me pasa es una tontería, lo puedo solucionar de otra manera, etc.? Es una pregunta que muchas personas se formulan antes de decidir si consultan o no a un/a psicólogo/a. En mi opinión, muy probablemente necesitas ayuda psicológica (o, al menos, te puedes beneficiar mucho de ella) si:
1)       Crees padecer algún trastorno psicológico concreto como, por ejemplo, crisis de ansiedad, agorafobia, depresión, hipocondría, obsesiones, fobias, etc.
2)       Sientes un malestar emocional o psicológico que te desborda y/o que te obstaculiza conseguir metas importantes en algunas áreas de tu vida, como por ejemplo, en el terreno laboral, afectivo, etc. O te impide tener paz interior y armonía.
3)       Sufres algún tipo de adicción
4)       Llevas tiempo intentando solucionar un problema (emocional, psicológico, afectivo, de comunicación con el entorno, etc.) y, hasta ahora, no lo has conseguido o lo has conseguido de forma insatisfactoria.
5)       Aunque no crees que tengas un trastorno psicológico, te encuentras desorientado/a, confuso/a o/y insatisfecho/a con tu vida actual y crees que te vendría bien un poco de orientación o guía para ayudarte a efectuar algunos cambios.
6)       Un profesional médico, psiquiatra, asistente social, etc. te ha aconsejado visitar a un psicólogo.
7)       Las personas de tu entorno más próximo, a las que quieres y respetas, te han aconsejado repetidas veces consultar a un profesional y, aunque tú no lo tengas del todo claro, reconoces que podría serte útil.
8)       Estás tomando psicofármacos para algún problema concreto, pero no estás del todo satisfecho/a con los resultados, los progresos se han estancado o/y te gustaría probar otros tipos de ayuda (por ejemplo, complementar la medicación con una psicoterapia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario