sábado, 3 de diciembre de 2011

Los ingredientes de la felicidad duradera en Aristóteles

Para Aristóteles, filósofo griego nacido en el año 384 a.C., la felicidad duradera o eudaimonia, consistiría en una mezcla de los siguientes “ingredientes”:     1) El equilibrio entre el exceso y el defecto, es decir, la moderación (con excepción de aquellos actos, como el asesinato, etc. contrarios a toda ética –o autodestructivos- y que nunca serán virtuosos o sanos). Y en aquellos casos en que no encontremos ninguna opción satisfactoria, se tratará de elegir el menor de dos males,      2) La tolerancia: somos libres de optar por esto o aquello, pero no de imponerlo a los demás,         3) El desarrollo pleno de nuestro potencial, que nos permitirá cumplir nuestro propósito en la vida,       4) La búsqueda de la realización interna a través de la práctica de las virtudes, el desarrollo íntegro de nuestro potencial, etc.       5) Combinar la contemplación (amor a la sabiduría) con la acción (sabiduría práctica): llevar una vida excesivamente teórica sería como aquellos enfermos que escuchan con atención a los médicos, pero no hacen nada de lo que les prescriben; por el contrario, la acción sin reflexión también lleva a muchos errores

No hay comentarios:

Publicar un comentario