martes, 4 de septiembre de 2012

Los rostros del chantaje emocional


Los chantajistas son hábiles manipuladores que conocen nuestros puntos vulnerables y que, si bien, cuando se salen con la suya nos tratan bien y nos rodean de una reconfortante intimidad, cuando no lo consiguen apelan a las amenazas o nos intentan hundir bajo el peso de la culpa y el remordimiento.
Según Susan Forward, los principales tipos de chantajistas se pueden agrupar en:
1)    Castigadores. Su lema es “o haces lo que yo te digo o… (lo vas a pasar mal). Se puede transmitir ese mensaje de forma explícita o de forma indirecta (por ejemplo, con miradas o silencios desaprobadores).
2)   Autocastigadores.  A menudo, son personas que se muestran dependientes y necesitadas y que amenazan con hacerse daño o, incluso, quitarse la vida si no cumplimos sus expectativas.
3)   Sufrientes. En lugar de amenazar, manifiestan de forma clara que si no hacemos lo que ellos quieren sufrirán y la culpa será nuestra. A menudo, practican el juego de “adivina qué me hiciste” sin tomar la responsabilidad de aclarar la situación o pedir lo que quieren.
4)   Atormentadores. Nos alientan, prometen amor, dinero, etc. y dejan claro que no conseguiremos el “premio” a menos que nos comportemos como ellos quieren. No obstante, la recompensa se desvanece cada vez que nos acercamos.

3 comentarios:

  1. ¿Lo dice Susan Forward en su libro o artículo...? ¿un chantajista podría ser propenso a un tipo de trastorno depresivo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo explica Susan Forward en su libro "Chantaje emocional". Los autocastigadores y sufrientes pueden ser propensos a trastornos depresivos, sí.

      Eliminar